Posted by : Tania Ruiz domingo, 5 de mayo de 2013


ENTREVISTA A EDUARDO SOSA, EDUCADOR SOCIAL CON EL PROGRAMA "RESCATANDO TRADICIONES MEXICANAS"

Parecía una tarde como cualquier otra, en las calles de Guadalajara no había nada excepcional, sin embargo, dentro del Foro de Arte y Cultura se vivía una intensa emoción: el telón estaba a punto de abrirse, padres y niños estaban nerviosos y expectantes. La luz se apagó, el telón se abrió, la música sonó y un coro de voces celestiales inundó el recinto llenando el lugar con una nueva sensación: pundonor.

Cientos de niños, de diferentes escuelas y de zonas marginadas de la ciudad, entonaban un mismo canto. En ese espacio no había diferencias sociales ni económicas, todos eran iguales ante la música. Los padres sentían orgullo al ver que sus hijos lograban estar frente al público y hacerlo vibrar, por un segundo todo fue posible, incluso se podía pensar en un futuro mejor.”

Este es el trabajo que realiza Eduardo Sosa, un educador social que une la música y la docencia para mejorar la vida de niños y comunidades enteras. Lalo es un torbellino constructor, un espíritu inquieto que transforma todo a su paso. Tiene la energía de un niño combinada con la pasión de un artista y pone estas cualidades al servicio de varias comunidades marginadas de Jalisco. Parece incansable: su agenda está llena de actividades (como buen educador social siempre tiene trabajo y proyectos esperando), pero aún así tiene tiempo para hablar un poco sobre su labor como educador social.

-Traigo la música en los genes, mi abuelo fue integrante de la Rondalla Tapatía -dice con una sonrisa traviesa en el rostro.
Gracias a la música y a su actividad como educador “formal” se convirtió en un educador social que mejora la calidad de vida de miles de niños en condiciones vulnerables. Su trabajo involucra varios de los campos para el educador social de los que habla Moreno C. Manuel, entre ellos están el trabajo con inadaptados y marginados, la animación y promoción sociocultural y la educación para padres de familia. Y es que la música tiene un efecto de onda expansiva: cuando transforma a un ser humano sus beneficios afectan a todos los que están alrededor de ese niño que antes gritaba y hoy canta, que antes reñía y hoy endulza los oídos, que antes se burlaba y hoy se sensibiliza ante el sufrimiento o la emoción de otro ser humano.

-La aventura comenzó en Barcelona, obtuve una beca para un máster, tuve que estudiar mucho para mantener un buen promedio de calificaciones; a mitad de una clase escribí, en la esquina de una hoja de cuaderno, nombres de canciones mexicanas, lo escribí sin darme cuenta, de manera inconsciente mientras seguía la exposición del maestro. No sé si escribí por la nostalgia de mi tierra o porque la clase era aburrida, pero ese fue el comienzo del proyecto “Rescatando tradiciones mexicanas” 


Rescatando tradiciones mexicanas es un proyecto educativo y cultural que se lleva a cabo en zonas vulnerables de Jalisco. Los niños conocen, a través de la participación en el coro de la escuela, nuevas formas de relacionarse, de manejar sus emociones, de sentirse bien consigo mismos, de creer y comprobar que son iguales a los niños que cuentan con mayores recursos económicos que ellos.

-El juguetón, el suetertón y demás eventos terminados en “ton” generan un esquema de sociedad basada en la limosna. Los niños reciben los juguetes o los suéteres, pero con ellos viene un sentimiento de inferioridad, un pensamiento de minusvalía y de dependencia del “poderoso” que llega y resuelve los problemas. En lugar de enseñar a pescar, se regalan pescados y esto sólo provoca que las personas en situación vulnerable extiendan la mano en lugar de buscar otra forma de vivir. Con la música se empodera al niño porque de pronto se ve capaz de lograr objetivos. En cada escuela que participa en el programa se forma un coro de niños, al final del ciclo se hace una presentación, un ensamble con todos los integrantes. Hemos dado funciones en el auditorio Telmex con 4,000 niños cantando. Los padres de familia, que nunca habían pensado ver a sus hijos en esas condiciones o en ese lugar, se dan cuenta de la capacidad que tienen los pequeños y esto provoca una nueva visión de la vida.

Conseguir estos resultados no fue tarea fácil, aunque antes de ir a Barcelona, Eduardo ya había tenido éxito formando un coro con estudiantes de secundaria, al presentar su proyecto a un albergue de niños no consiguió la respuesta entusiasta que esperaba.

-Decidí llevar a cabo el proyecto de Rescatando tradiciones mexicanas en un albergue. Fui a presentar mi idea, pero la directora no me pudo recibir. Después de dos semanas de espera, me comuniqué de nuevo con el albergue. La primera respuesta fue: cuánto cuesta esto porque no hay dinero. “Es gratis”, contesté, aún así me hicieron esperar un poco más antes de darme el visto bueno para aceptar mi proyecto. Cuando me recibió la directora me comentó que el albergue no tenía presupuesto para nada, que los niños no tenían posibilidades de comprar instrumentos y que no había esperanzas de que se pudiera hacer una presentación al final porque los niños simplemente no podían comprar zapatos ni ropa adecuados para el evento. Un proyecto de educación social debería recibir respuestas entusiasta, pero en la realidad te encuentras con trabas como la falta de presupuesto. Pero no estaba dispuesto a rendirme tan fácil así que le aseguré a la directora que conseguiría todo lo necesario para la presentación final y que por los instrumentos no había problema pues formaríamos un coro. Asunto arreglado: para usar su voz los chicos no necesitaban gastar.

Trabajar con niños en condiciones vulnerables no es lo mismo que trabajar con niños que no lo son. La actitud y la estrategia didáctica se debe adaptar al entorno, es importante conocer las condiciones en las que se desarrollan esos chicos para idear un método de trabajo que les llame la atención y los motive a asistir a la clase. El repertorio de canciones se elige de acuerdo a las características y problemática de cada lugar.

-Hay que rescatar las tradiciones mexicanas porque si el chico no sabe de dónde viene no puede saber a dónde va. La música les crea identidad, sentido de pertenencia. El arte no sólo sirve para expresar o para que lo disfrute una élite. El arte sirve para conectar con el espíritu del otro. Te da confianza, autoestima, habilidad y disciplina. Estas cualidades son fundamentales en el desarrollo del ser humano. Estos chicos, que comenzaron su participación en el proyecto hace 13 años, ahora están invitados a asistir a Barcelona.

Las autoridades comenzaron a aportar recursos al proyecto, claro una vez que se dieron cuenta del potencial del mismo. Pero los recursos nunca son suficientes, siempre hace falta apoyo porque las necesidades son muy grandes.

-Hemos trabajado en escuelas sin salones, al lado de ríos de aguas negras, bajo un árbol... Esos niños no necesitan que se les lleve entretenimiento sin sentido, tampoco necesitan regalos. Lo que les hace falta es ser participantes activos para que descubran su potencial.



En un principio este proyecto de educación social tuvo la participación de personas entusiastas y voluntarias que querían colaborar en la creación de una esperanza de vida mejor, pero con el paso del tiempo se han involucrado personas entusiastas y con las habilidades requeridas para llevar a cabo esta labor. Muchos de los instructores son los niños que comenzaron el programa hace 13 años, ahora son jóvenes y tiene la capacidad para dar las primeras clases que necesitan en la formación coral. Además, entienden perfectamente a los chicos porque ellos vivieron la misma problemática y los niños se motivan al ver que tienen por maestro a alguien que tuvo sus mismas condiciones de vida.

-Ser educador social transforma tu vida, te compromete a ser coherente porque eres un modelo a seguir. Esto no significa que debes renunciar a los placeres de la vida, sólo debes ser consciente de qué rol desempeñas en cada situación.

Para terminar esta interesante entrevista le pedí a Lalo tres consejos o tips para un educador que comienza su camino y esto fue lo que me contestó:
  1. No esperes que te den las cosas, ni que salga un presupuesto o un programa. Da, invierte, cuando das sin esperar llega todo.
  2. Ten claro lo que quieres hacer. Esto no significa que debes saber cómo hacerlo, sólo ten claro a dónde quieres llegar y el camino se irá presentando.
  3. Ama lo que haces. Prepárate, el talento no basta hay que tener habilidades y disciplina.

REFLEXIÓN PERSONAL:

Cada nueva experiencia me confirma que me quiero dedicar al campo de la educación, no desde la educación formal, sino desde la educación no formal pues se pueden abarcar problemas específicos y se puede actuar con cierta libertad y soberanía. Con esta entrevista me doy cuenta que querer es poder, que es posible transformar vidas y lo mejor de todo es que tanto el educador como el educando salen transformados.

La educación social requiere desarrollar habilidades como la empatía, la creatividad, la perseverancia, la pasión, el amor, la solidaridad.


Esta entrevista fue muy enriquecedora pues me muestra que se pueden llevar a cabo programas aún sin recursos económicos. El dinero sólo es pretexto para el gobierno, pero ahí afuera hay seres humanos que de verdad quieren provocar un cambio en la sociedad, que predican con el ejemplo y que muestran que los pretextos se acaban cuando existe la voluntad.

Nada me gusta más que conocer a una persona entusiasta, comprometida, transformadora, creativa y revolucionaria. Salí inspirada y dispuesta a trabajar con ahínco para llevar a cabo mis proyectos. 

Leave a Reply

Subscribe to Posts | Subscribe to Comments

Popular Post

Datos personales

Mi foto

Hola soy Tania, bloguera y escritora freelance. Te invito a disfrutar de este sitio, estás en tu espacio. Mi web personal es ImPerfecta te invito a conocerla
Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © Licenciatura en Educación -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -